Now Viewing English Version  

Taller de hombres: El Camino del Hombre Nuevo

Uno de los más grandes problemas que afrontamos los hombres es la insensibilidad crónica, un elevado porcentaje de Hombres hoy en día odian sus trabajos y se vuelven insensibles solo para ganar lo suficiente para sobrevivir, lo que a menudo significa que están muy cansados y que tienen dificultad para relacionarse y comunicarse con sus esposas, parejas e hijos y no son capaces de tener amistades duraderas e íntimas y por consiguiente a menudo se quedan solos y deprimidos.
La verdad es, que para sobrevivir, nosotros como humanos necesitamos tener conexiones que sean amorosas, respetuosas y honestas y por ello necesitamos sentir, solo así tenemos la habilidad para entendernos a nosotros mismos y a los demás y entonces nos volvemos más pacientes y compasivos. Ser capaces de sentir es también necesario para procesar y dejar marchar la vergüenza crónica, la culpa, las creencias de que somos no merecedores, de que no somos lo suficientemente buenos y otras heridas similares autodestructivas que llevamos desde el pasado.
 Durante los últimos 35 años he trabajado con muchos profesores sabios y pacientes, sin embargo mis experiencias de sanación más profundas han sido en compañía de Hombres respetuosos, empáticos y de pensamiento similar, en donde había un ambiente seguro, así que mi confianza en mí mismo y en los demás pudiera empezar a crecer de nuevo y en estos años recientes la manera de relacionarme con Hombres Y con Mujeres se ha vuelto más fácil y mucho más nutritiva y llena de significado.
 He conseguido reunir algunas herramientas prácticas y algunos recursos que transforman continuamente los asuntos de mi vida diaria de forma tal que puedo sentir de nuevo lo que me hace sentir bien y lo que no. Me siento más feliz y contento, más enraizado, fuerte, Y sensible y me siento más completo como Hombre. He descubierto también que no es tan difícil como pensaba cambiar lo que pienso y creo y que de verdad no hay mucho que aprender, se trata más de recordar, porque una reciente investigación ha demostrado constantemente que los Niños de hasta 7 años sienten lo mismo que las Niñas. Sin embargo todo lo que ha ocurrido es que a la mayoría de nosotros se nos "enseñó" que sentir dolor, tristeza y miedo era un signo de debilidad y para nada masculino.

En este taller usaremos movimiento consciente y baile, coaching personal, meditaciones especiales y ejercicios sanadores y terapéuticos de la terapia del trauma. Trabajaremos despacio, construyendo un espacio seguro para que, a tu propio ritmo, Tú seas capaz de darte más y más consciencia e in-corpores tus propias cualidades únicas, maravillosas y gratificantes de la masculinidad y de la esencia.