Now Viewing Spanish Version  


Santuario:
la sanación a través de la intimidad

La capacidad de tener intimidad con nosotros mismos y con los demás es de gran importancia ya que es un remedio único contra la enfermedad y la depresión, alimenta nuestras células y disuelve los viejos traumas.

Tenemos muchas ideas de lo que significa la intimidad y casi siempre son ideas que nos han transmitido o enseñado personas que tampoco saben muy bien qué significa.
Muchas veces nuestras relaciones sexuales están totalmente desprovistas de intimidad o de conexión íntima, mientras que hacer el amor puede ser una parte muy enriquecedora de la intimidad. A veces una simple caricia, un abrazo o un masaje pueden ser suficientes.
Tener intimidad con nosotros mismos significa ser capaces de escucharnos, cuidar nuestras necesidades diarias, ser una Madre, un Amigo o un Amante amoroso y paciente con nosotros mismos, sobre todo en momentos de soledad, desasosiego y desesperación.
Tener intimidad con los demás significa ser honesto y vulnerable, tener la capacidad de incluir nuestro corazón y de dar nuestra escucha y empatía; puede ser a través de una mirada, una palabra o frase o con un toque suave y respetuoso. También puede sentirse o transmitirse con una foto, una canción o un poema y mi experiencia me dice que solo un momento de conexión íntima puede transformar nuestro día o cambiar nuestras vidas.

Cuando no tenemos suficientes momentos de intimidad, nos volvemos fríos, como anestesiados, duros, insensibles, deprimidos, perdemos la esperanza, nuestras vidas empiezan a perder sentido, nos resulta difícil apasionarnos por algo y, hagamos el trabajo que hagamos, sufriremos y seremos mucho menos creativos y productivos.

La buena noticia es que no es algo que tengamos que aprender. Todos nosotros hemos experimentado alguna vez momentos de profunda intimidad y sabemos qué se siente. Estando en un entorno seguro, con un buen apoyo y acompañamiento, es muy posible simplemente recordar esos momentos y seguir practicando y experimentando.
Un ejemplo práctico del poder sanador de la intimidad es el hecho, probado científicamente, de que un abrazo de veinte segundos libera la hormona y neurotransmisor de la oxitocina, la poderosa hormona natural del afecto, que se caracteriza por ser ansiolítica y antidepresiva.
En este taller utilizaremos el movimiento, la danza, la meditación y muchos métodos que he aprendido o creado y que uso en mi propia vida, todo ello en un espacio seguro que crearé para que podamos practicar la confianza y  el contacto íntimo suave.

También habrá oportunidades de mantenerse en contacto conmigo, los asistentes y los participantes y recibir apoyo después del grupo para que pueda continuar integrando y practicando en su vida cotidiana y luego hay un grupo de seguimiento más corto, de bajo precio, donde Recibir más apoyo para integrar y profundizar la práctica.

11.11.17 Barcelona

07.02. - 11.02.18 Salzburg Part 1
16.05. - 21.05.18 Salzburg Part 2
05.09. - 09.09.18 Salzburg Part 3