Now Viewing Spanish Version  

Susurros en el Viento

Un taller de "As love moves" ("Lo que mueve el amor / El amor en movimiento" ) con Sangeet

A veces nos estancamos tanto en nuestros pensamientos y rutinas diarias que nos sentimos adormecidos, entumecidos, y olvidamos que existe algo más. Entonces, "por casualidad" escuchamos una hermosa pieza de música, leemos algún texto que nos llega hondo, nos inspira una fotografía, una obra de arte, una flor o un niño jugando,... en ese momento, la niebla se disipa por unos segundos y lo gris de nuestra vida adquiere notas de color, nos conmueve la emoción y de nuevo somos conscientes de que tenemos un cuerpo, sentimos algo en nuestros corazones o nos resulta fácil estar aquí, en el presente.
Durante la mayor parte de este taller, utilizaremos una nueva metodología de trabajo que he desarrollado denominada DANZA Y MOVIMIENTO RECEPTIVO. Además, integraremos otras herramientas: meditaciones, técnicas terapéuticas y de coaching  y ejercicios de respiración.  
Esta nueva y singular metodología de trabajo es el resultado de mi propio recorrido vital: luchas, éxitos, fracasos y experiencias diversas de meditación, sanación, terapia y los 5 ritmos entre otras cosas. En mi trabajo utilizo música muy específica cuyo efecto en el cuerpo, las células y el sistema nervioso resulta profundo y a la vez, muy agradable, reconfortante y sutil.

Al estudiar e incorporar partes de esta metodología en los talleres, he podido comprobar tanto en mi mismo como en participantes de las sesiones  que estas técnicas nos acercan al equilibrio interior, aumentan sutilmente la concentración, aportan la alegría y simplicidad propias de la infancia, relajación y expansión. Resultan edificantes, nos hacen conectar con la tierra, nos abren, sanan... especialmente a nuestro niño o niña interior. Experimentamos profundidad, jovialidad, ligereza, conectamos con nuestras sensaciones y emociones de un modo creativo y sencillo. Esto nos permite reconectar con el cuerpo muy rápido, pero suavemente. Es entonces cuando entendemos que la delicadeza no es debilidad, sino una fortaleza profunda y a la vez sutil, como la de los gatos. Nos recuerda al lenguaje susurrado y sabio del corazón, de nuestra esencia, y estimula nuestra creatividad y nuestro potencial.


Con Sangeet no me he sentido en ningún momento forzado, al revés, alentado a seguir mi propio ritmo, transforma mi soledad en conexión, mi egoismo en compasión tanto hacia mí mismo como hacia los demás. Para mí es como un faro de luz en medio de mi no sentir habitual o mi lio emocional y mis emociones reprimidas, sobre todo la rabia y la tristeza. Gracias por estar y ser así.

Fernando Gil